Primer evento de la sociedad gastronómica

El pasado 27 de Septiembre hicimos el primer evento de lo que será nuestra futura sociedad gastronómica. Nuestra intención era hacer una cena de despedida del verano, a ser posible en terraza al aire libre (idea desechada finalmente por culpa de la lluvia), en la que sin ninguna prisa pudiéramos disfrutar de un menú completo y variado, acompañado de un cocktail final.

Menú

A los mandos de la cocina y la barra nos colocamos Álvaro, Alberto, Pedro y yo, con la elaboración de un menú que consistía en tres entrantes fríos, tres entrantes calientes, dos principales y un postre. Todo ello acompañado de un trío de cervezas selectas y cocktail a elegir al final.

Los 4

La bienvenida

Como sorpresa, ya que estaba fuera del menú, hicimos un pequeño cocktail de bienvenida ofreciendo a los invitados unas chips de tubérculos (patata, batata y taro) junto con un vino fino del sur. Quise utilizar tres tubérculos distintos para darle frescura, y poder jugar tanto con el dulce como con el salado (el taro iba sazonado con azúcar moreno, la patata con sal).

chips

Los entrantes fríos

Para abordar los entrantes fríos, optamos por un untable, un dúo de gazpachos y un ceviche. Junto con estos entrantes servimos una cerveza Alhambra 1925, ya que su sabor suave encajaba mejor con los entrantes fríos.

El untable (que Alberto bautizó como “erizo”) era de queso fresco, cebollino, piña y piñones sobre tres diferentes tipos de pan (maíz, centeno y clásico).

erizo2 erizo1

Los gazpachos de sandía y aguacate complementaban el erizo proporcionando frescor y preparándonos para el siguiente plato. Hechos de tomate kumato, mozzarella y sandía, y aguacate, tomate verde y albahaca respectivamente, daban toques dulces y ácidos que perfectamente combinaban con el pan, anteriormente presentado con el erizo.

gazp 2 gazp (1)

Para el ceviche teníamos una composición clásica de ceviche de pez espada con cebolla, aguacate y lima. Con este plato cerrábamos con los entrantes fríos y nos preparábamos para el siguiente lote.

cev

Los entrantes calientes

Los entrantes calientes elegidos fueron croquetas de cecina y puerro empanadas con panko, langostinos estilo thai y tosta con caponata y caballa aromatizada con lemon grass.

A la hora de hacer las croquetas, me centré en darles cremosidad haciendo una bechamel de mantequilla y en darles un toque más crujiente con el panko. La idea inicial de incluir croquetas en el menú surgió para dar más diversidad a los platos ofertados y de paso, que los invitados habituados a una cocina más tradicional tuvieran su oasis.

cro

Para los langostinos que preparó Álvaro, se les dejó macerar en una salsa de leche de coco y frutos secos ahumados, para luego darles un toque de parrilla y espolvorear cacahuete molido. Una vez pelados, todo fue mucho más fácil🙂

lang

Por último, la tosta de caponata (pisto siciliano típico de Sicilia con berenjena, alcaparras, aceitunas y puerro) con caballa era ya el cierre de los entrantes. Usando pan consistente, extendimos la caponata y encima pusimos un lomo de caballa al horno aromatizada con lemon grass. La verdad es que llegados a este punto, los comensales estaban bastante llenos (tanto la Alhambra 1925 como la Ámbar Export saciaban bastante), pero aún nos quedaban los dos principales.

tosta

Los principales

Elegimos dos principales para este menú de carne y pescado; por un lado la chuletita de cordero sobre cama de taboulé, y por otro el salmón en papillote sobre relish de mango. Para el primero, Alberto hizo las chuletitas con un ligero adobado de curry y pimentón a la parrilla, y la sirvió sobre una cama de taboulé con toques ácidos muy bien conseguido.

chul

En cambio para el salmón, todo se hizo en horno envuelto en papillote. El relish de mango aportaba aroma con los pimientos y dulzor con el mango, combinación fantástica para el salmón.

salm

Nuestros invitados valoraron muy positivamente estos platos, así como la cerveza elegida, la 1906 Red Vintage de Estrella Galiciada, premiada recientemente.

El postre

El postre corrió a mi cargo, y opté por algo sencillo y exótico, como es el Mango Sticky Rice. Este postre es típico en Tailandia, ya que el arroz glutinoso se cultiva sobre todo en Tailandia y en su vecino Laos. Consiste en hacer el arroz “sticky” (pegajoso pero sin estar pasado) y agregarle una salsa de leche de coco y azucar, y servirlo con mango troceado (en algunas recetas plátano) cuyos sabores combinan realmente bien.

sticky

Los cocktails

Por último, el colofón de la cena fue el cocktail de despedida, a elegir entre Ron con cerveza de Jengibre ó Vodka-tonic, servidos por Álvaro y Pedro respectivamente.

ped_alv

El cocktail de Ron era a base de Ron Barceló, zumo de limón, cítricos confitados con fresa y cerveza de Jengibre. Los cítricos le daban un punto ácido que contrarrestaba el azúcar del ron y el jengibre un toque especial.

IMG_9656

En cambio el Vodka-tonic era preparado con Vodka VOS, corteza de cítrico y tónica Blue.

cockt

Bueno, pues esta fue nuestra experiencia. Por una parte, los invitados salieron todos muy contentos con el menú y la experiencia en general, y por otra nosotros también acabamos contentos porque todo salió bien y pudimos hacer lo que queríamos. También queríamos darle las gracias a Juanola por las fotos, que son estupendas.

Ahora sólo nos queda ponernos manos a la obra y concretar la sociedad en algo “real”, para poder contar con más socios y hacer actividades de más envergadura🙂

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ginebra Xoriguer

A petición de mi amigo Alejandro Gómez, y con motivo de la apertura de su nuevo establecimiento en Menorca, estuve trabajando en un nuevo cocktail basado en la ginebra Xoriguer, típica de la isla. Tras barajar varias opciones,  me he decantado por versionar la típica pomada, un gin-lemon aromatizado con cítricos.

Dadas las características de la ginebra (sabor muy suave, incluso algo dulce), el primer paso era encontrar el refresco de limón adecuado, de forma que el sabor no predominara sobre la tónica en acidez o aromas no deseados. Este me hizo descartar Kas Limón y Lemon Dry por exceso de acidez y Fanta por aroma, eligiendo la Schweppes clásica por su neutralidad. La proporción ideal es una parte de ginebra y dos partes de limón.

botanicos

Una vez elegida la base, opté por varios cítricos y jengibre como botánicos, dando un giro al enfoque tradicional; en este caso además de la piel de lima añadiremos una tira similar y muy fina de jengibre. Complementamos el cocktail añadiendo un par de cubitos de hielo, uno hecho con zumo de pomelo natural y otros dos de limón.

Con esto último, conseguimos una copa cambiante, en la que poco a poco se van liberando toques amargos y dulces del pomelo y una acidez moderada con el limón. Estos sabores se contrastan con los aromas de lima y jengibre, consiguiendo un conjunto muy refrescante y equilibrado, ideal para tomar en verano.

P1000638Puedes aquí las fotos del pomelo, las limas, los limones y el jengibre.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Dumplings time!

Hace un par de meses estuve de vacaciones, y dado mi afán por visitar cada vez sitios  menos convencionales, estuve de viaje por China. No hay ni qué decir que, al margen de los choques culturales típicos (sobre todo de higiene pública y personal), una de las mayores diferencias que podemos encontrar con respectos a otros países europeos es la comida.

Mega dumpling!El mejor sitio de Shanghai para comer dumplings. ¡Ñam!

Más de uno exclamará “¡eso no es verdad, aquí tenemos restaurantes chinos desde hace años!”, pero al decir esto se está equivocando; la comida china “real” no se parece en nada a la que podemos encontrar en el típico restaurante chino de la esquina. Más de un bloguero ha comentado esta diferencia (el post sobre los “chinos chinos” del comidista, por ejemplo), y aquí la comentaremos más adelante. El caso es que tras una desastroso pedido a mi chino de confianza, he decidido que de ahora en adelante sólo comeré comida china de calidad. Y ayer empecé cocinándola yo mismo.

Dumplings chinos Los dumplings en su hábitat natural

Elegí para empezar los “dumplings” al vapor, que en esencia son unas empanadillas rellenas de preparados de carne o marisco con verduras, similares a los polacos “pierogi“. Cabe destacar que los dumplings son en China algo parecido a la tortilla de patatas o la paella; aunque hubiese una receta “original” cada uno los hace según su estilo y preferencias dependiendo de la parte de China a la que vayas. Por ejemplo, en Shanghai tienen una espciedad que hacen a la plancha, pero sólo dorándolos por la base.

El caso es que para el relleno, busqué algún común denominador entre varias webs con la receta y saqué los siguientes ingredientes, para dos tipos de relleno:

Relleno de ternera (da para unos 25 dumplings):

  • 250 gr de Carne de ternera picada
  • 1 pimiento verde grande
  • 1 puerro
  • 8 cucharadas de “sopa para dumpling” (para una taza de caldo, 1 puerro, un poco de aceite y un poco de “5 especias“).
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1 pellizco de sal
  • 1 chorrito de aceite (de sésamo si es posible)

Relleno de gambas y cangrejo (da para unos 25 dumplings):

  • 180 gr de gambas picadas
  • 50 gr de carne de cangrejo (sustituible por palito de cangrejo, claro está)
  • 50 gr de setas
  • 1 puerro
  • 8 cucharadas de “sopa para dumpling”
  • 1 nuez de mantequilla
  • 1 pellizco de sal
  • 1 chorrito de aceite (de sésamo si es posible)

Preparar el relleno es muy fácil, sólo tienes que mezclar todos los ingredientes picados my finos (dados de 5mm como máximo) y remover en un bol con una cuchara o palillos. El nivel de especiado o picante va al gusto, así que puedes tomarte la libertad de echar el que quieras en el relleno.

Para la masa tenemos la opción fácil (aunque más mmpfffñé) de usar la masa precocida y precocinada que venden en el super para hacer empanadillas. No sabe del todo mal, pero no está tan rica y al ser más fina, tienes más posibilidades de que el dumpling se rompa durante la cocción y pierda el caldito interior, y con ello la gracia.

La opción más difícil (aunque más cansada que difícil, en realidad), es hacer tú mismo la masa. Para seguir una receta de masa con un cierto nivel de garantías, usé la de Shez (@onebitmore). Tiene un vídeo bastante bueno sobre cómo prepararla de principio a fin, aunque esté en inglés sin subtítulos. Los ingredientes son:
Masa para 20/25 dumplings:

  • 200 gr de harina de trigo
  • 75 ml de agua hirviendo
  • 50 ml de agua templada
  • 1 poco de sal
  • 2 cucharadas soperas de aceite vegetal

Básicamente, consiste en mezclar en un bol (con palillos, que según dicen es más rápido) la harina y la sal con el agua hirviendo, porque esto hace que el gluten se desarrollo mejor y la masa sea más elástica. Una vez hecho esto, se le añade el agua y luego las dos cucharadas de aceite. Aquí tuve un problema, y es que con el aceite de oliva que usé la masa se volvió prácticamente intrabajable porque se pegaba muchísimo y hacía casi imposible el amasado. Probablemente esto se debió a la mayor densidad del aceite de oliva frente a los típicos asíaticos de palma o similares, así que intentad usar aceite de girasol.

Una vez amasado, hay que meterlo una hora en el frigorífico envuelto en film. Pasado este tiempo, haced con la masa un cilindro del grosor de una moneda y dividilo en 20 o 25 partes, que habrá que amasar por separado para darle una forma circular y plana de unos 8 ó 10 centímetros de diámetro, y cortad con un molde apropiado. Y así por cada uno de los trozos de masa. La verdad es que consume mucho tiempo, pero viene muy bien si te apetece cocinar “socialmente”, involucrando a tus invitados en la preparación. Los 40-45 minutos no os los quita nadie, si no tenéis mucha experiencia en este tipo de amasado.


Shez amasando para nosotrosEn el vídeo, vemos como Shez prepara una salsa hecha de salsa de soja especialmente picante y vinagre chino de arroz bastante oscuro. Yo opté por una salsa más dulce y con vinagre de arroz común no dulce (el que sirve de base para el sushi antes de añadirle azúcar). Las proporciones para la salsa son:

  • 5 partes de salsa de soja
  • 2 partes de vinagre de arroz
  • 2 partes de miel
  • 2 partes de agua.

Este preparado se parece bastante a los que encontramos en China, y la miel compensa la acidez del vinagre y el salado de la salsa de soja.

Y ya por fin y volviendo a los dumplings, metemos una cucharilla de postre del relleno en cada dumpling y cerramos. Intentad cerrar arrugando los bordes, de forma que el dumpling se pueda mantener “de pie”. Esto es importante por dos cosas; la primera porque así os cabrán más en la olla a vapor ya que no pueden tocarse o se romperán, y la segunda porque así evitáis fugas de la “sopita” que se forma en el interior del dumpling y que es lo que le da la gracia a este plato.

Una vez listos, los colocamos en la olla a vapor que tengamos sobre un lecho de algas o, para los más profanos como yo, papel de cocina mojado. Esto evitará que se peguen y podrás sacarlos más fácilmente.

Et voilà! En sólo 6 ó 7 minutos tienes lista una hornada de dumplings listos para comer al instante. Dado que fríos pierden mucho, es mejor ir comiéndolos a la misma vez que van saliendo, ya que tardan muy poquito en hacerse. En nuestro caso, hicimos unas 40 unidades para tres personas para acabar con todos los ingredientes, y dada nuestra glotonería sólo sobraron 3. ¡Aquí tenéis a los supervivientes!

100_9034 Los tres dumplings que sobrevivieron

En otro post contaré un poco las diferencias entre la comida china de aquí y de allí, y por qué son tan diferentes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Arròs negre

Como fans del arroz que soy, quería dedicarle un hueco entre mis posts a los arroces
valencianos clásicos. El primero fue sobre la paella que, aunque clarificador y desmitificador, resulta una receta quizás demasiado difícil para los no iniciados. Aparte de que no todo el mundo dispone de patio amplio, madera de naranjo y una paella grande (#offtopic_aclaratorio: la “paellera” es la señora que cocina el arroz, no el recipiente donde se cocina), no es nada fácil cogerle el punto al arroz, la verdura, la carne y los garrofons para que el asunto no se te queme ni se te quede duro.

Por eso hoy traemos el arroz seco que creo que es más fácil de hacer por dos motivos: el primero es que puedes comprar muchos ingredientes ya preparados sin que ello afecte mucho al arroz, ya que dominará sobre todo el sabor  de la tinta y la textura de la sepia. Y el segundo, que todo lo que se le echa al arroz ya está cocinado previamente, así en plan
falsarius chef, por lo que no tendremos que estar pendientes de que el conjunto se nos quede crudo.

Ingredientes (para una paella de 4 personas):

  • 1 Sepia
  • 200 gr de gamba cruda (pelada a ser posible)
  • 200 gr de pisto (esto lo digo a ojo, medio bote del preparado está bien)
  • 1/2 Cebolla grande (fresca)
  • 2 bolsas de tinta de calamar
  • 3/4 de litro de caldo de pescado (también puede ser comprado hecho)
  • 1 vaso normal de arroz
  • Aceite de oliva, sal

Preparación:

En primer lugar, cortamos la sepia en trozos pequeños, y la empezamos a sofreir en la paella junto con las gambas. Si queremos ser talibanes del arròs, podemos emplear gambas frescas y usar las cabezas para hacer el caldo de pescado, pero las congeladas/peladas sirven igual a su propósito. Propósito que no es ni más ni menos que darle más “bicho” al arroz, así que el sabor de la gamba tampoco es tan importante.

Cuando ya esté casi lista (es decir, puedas comerte un trocito sin morir en el intento),
añades la cebolla hasta que se sofría y quede tiernecita y doradita. ¡Cuidado con quemarla!

Una vez listo, (te) echas el pisto y dejas que se haga un poco. Es importante saber que, si
compramos el pisto ya hecho, éste no debe llevar demasiado pimiento ya que es un sabor que no marida demasiado bien con la tinta.

A continuación pones la cantidad de caldo adecuada para el arroz. Normalmente es 3 de caldo/agua por 1 de arroz, pero dependerá mucho del caldo. De todas formas, puedes corregir un poco más adelante si mantienes el caldo caliente.

Y cuando esté la cosa calentita e hirviendo, añade la tinta y una vez esté disuelta, el
arroz. Con respecto al fuego, hay miles de teorías, que si caliente al principio durante X minutos y luego medio durante X*2 minutos, que si todo el tiempo fuerte, etcétera.
Yo aconsejaría fuerte al principio para que todo quede mejor hecho, y pasados 10 minutitos, ejercer de chamán e ir leyendo en el arroz. Es decir, ver si se pega, si hay que bajar un poco, taparlo si ves que por arriba queda crudo, añadir agua si se está quedando seco, y así sucesivamente.
Por otra parte, también aconsejo tener el fuego más bien bajo por si nos despistamos, y si cocinamos en vitro (sí, hay paellas para vitro pese a las iras de Lore), ir girándola regularmente para que se cocine todo por igual.

Si todo ha salido bien, tendréis algo parecido a lo que me salió a mí:

Y si sale todo estupendo, algo como lo que comió Virginieta:

Pues eso, ahora a sacar el tenedor y el alioli. El de verdad, sin huevo, aunque sea comprado.
Porque hacerlo casero es una movida que flipas.

* Fotos de los ingredientes sacadas de aquí, aquí, aquí y aquí.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hamburguesa andaluza

Ayer me levanté chovinista a la vez que innovador, así que pensé en hacer algo de fusión. Pero no la fusión cutre que hacen en muchos salones de boda o restaurantes pseudo-gays en los que casi ni comes. No, una receta de fusión pero con fundamento. Así que me enfundé en mi traje de patriota autonómico y me preparé una hamburguesa con producto andaluz 100%. Ni que decir tiene que me puse, lo que se dice, “de verde y oro”. Eso sí, aún no sé si bautizarla como “andalguesa” o, mejor aún, “hamburguza”.

Ingredientes:

  • 2 hamburguesas
  • 1 mollete de antequera
  • 1 loncha de queso viejo
  • 30 gr de jamón serrano
  • 1/2 tomate natural
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Como pan usaremos un mollete de antequera, que es un bollo aplastado de pan poco cocido, usado sobre todo para desayunar ya que se tuesta muy bien (adquiriendo un todo doradito por donde tuesta) y aguanta bastante bien el aceite de oliva. Podéis ver una receta de cómo hacerlo aquí, aunque lo puedes comprar en el Mercadona en Andalucía o en el Carrefour Express en Madrid.

En primer lugar, cogemos el medio tomate y rallamos la pulpa, queda mejor textura así que si lo batimos. Mezclamos el resultado con un poco de aceite de oliva y sal y reservamos.

Tostamos el pan y lo untamos con el tomate rallado anteriormente, y le ponemos la loncha de queso encima.

Empezamos con las hamburguesas, a la plancha vuelta y vuelta, hasta que se nos doren, y las colocamos en el pan ya abierto.

Por último, doramos durante unos segundos el jamón serrano en la plancha, lo suficiente como para que el tocino se transparente y se ponga algo tieso, como si fuese bacon.

Lo añadimos a la hamburguesa y cerramos. Y a disfrutar.

Ya como ejercicio, vamos a calcular cuánto nos cuesta:

2 Hamburguesas – 1.15 €
1 Mollete – 0.35 €
1/2 tomate – 0.10 €
30 gr Jamón – 0.50 €
1 loncha queso – 0.30 €
Aceite de oliva – 0.10 €

Ahora piensa que una hamburguesa doble como la de la foto, con ingredientes gourmet te cuesta 2.50 €. ¿Merece la pena ir al McDonalds o al Burguer King?

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Recette à trois: Montadito de lomo con pimiento

Y vosotros diréis “pues qué básica es esta receta, como recette à trois es un truño, todos la hemos comido, ñeñeñé ñeñeñé”. Y lleváis razón, pero tiene su razón de ser en que cuando no tienes nada más que lomo en la nevera (o, terror, en el congelador) y se te presenta una fiesta en casa, presentar bien el lomo te salva la vida. Porque tirarle fichas a la hermana de tu colega cuchillo y tenedor en mano no es demasiado sutil …
El truco radica en la presentación (que la puedes variar), y en que el pimiento es intercambiable por muchas cosas ricas, véanse lascas de jamón crujientes o anchoas, y si nos ponemos finos, huevos de codorniz o foie.

Ingredientes:

  • 250 gr de lomo (unos 8 filetes)
  • 4 pimientos del piquillo
  • 8 rebanadas grandes (o 16 pequeñas, según se quiera presentar) de pan

Preparación:

Pasar el lomo por la plancha. La plancha es muy traicionera, así que yo os recomendaría por un lado desangrar bien el lomo poniéndolo a escurrir, pegarle un poco cual ternera y echarlo a la sartén cuando esté muy muy caliente. Al echar el lomo bajará de temperatura, así que hay que sostenerla así un rato y luego bajarla un poquito. Y vuelta y vuelta y volver a empezar.
Por otra parte, tostar el pan para que el agua que suelte el lomo una vez cocinado no lo deshaga. Hay que montar el montadito enseguida (añadiendo el pimiento), para que el agua que sueltan lomo y pimiento respectivamente lo mantenga jugoso.

Para presentar hay 2 opciones básicas: la primera es usar las rebanadas grandes y montar un bocata de toda la vida. Luego las cortas en tres partes y, si es necesario, las mantienes unidas con un palillo de dientes. La segunda, es montar una especie de canapé con el lomo y el pimiento encima del lomo como sale en la foto. Yo prefiero la primera, porque lleva más pan y tiene ese punto chic y vintage de las cosas mini. Además el palillo le da un toque muy de canapé con estilo, si añades algo para decorar tipo aceituna o cebolleta.

PD: La foto no es mía, la saqué de aquí.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Recette à trois: Revuelto de espárragos y gambas

Hoy me siento creativo, y tras el finde pasado en el que me fui de puti-vuelta (en el buen sentido, claro está) a Jerez a visitar a Lore entre bodega y bodega, inauguro una nueva categoría nueva a la que vamos a llamar “recette à trois”. En esta categoría publicaremos recetas en que, haciendo lo imposible, prepararemos platos muy sabrosos y que tengan no uno, ni dos, sino tres ingredientes como máximo.

En resumen, las reglas para un “Recette a trois” son:

  1. Tres ingredientes como máximo.
  2. Quedan excluidos como ingrediente condimentos no esenciales, como ajo, aceite, sal, etcétera.
  3. Si el pan o el alcohol es elemento fundamental o estructural, cuenta como ingrediente.
  4. Los ingredientes principales tienen que ser básicos (no valdría, por ejemplo, “pisto de verduras” como ingrediente).
  5. El resultado tiene que tener mucha personalidad y sabor. Lo que viene siendo que esté rico rico.

Pues eso, este finde pasado llegué a casa de Lore por la tarde, y en un par de horas teníamos cena con amigos. Como había que llevar algo y no teníamos nada pensado, tuvimos que improvisar. Et voilà, improvisé un revuelto de gambas y espárragos del que no quedó ni la sombra. Ahí va la receta:

Ingredientes:

  • 1 manojo de espárragos trigueros
  • 250 gr de gambas peladas (si son frescas, es el éxtasis; si son congeladas, de las gorditas mejor)
  • 4 huevos
Preparación:

Para empezar, ponermos a hervir agua en una olla pequeña. A continuación lavamos los espárragos y les quitamos la parte dura del tallo, y al agua con ellos. Hay que estar pendiente de que no se nos pasen demasiado y queden muy blandos; tienen que crujir al masticar.
Por otra parte, en una sartén empezamos a saltear las gambas, y cuando estén casi listas, añadimos los espárragos escurridos. Un poco de sal y seguimos salteando ambos ingredientes como si no hubiera un mañana hasta que los espárragos cojan algo de color.
Para el hacer revuelto, todo depende de cómo te guste, pero yo lo prefiero más bien jugoso; así que bajo el fuego casi al mínimo, incorporo los huevos, remuevo un poco y tapo hasta que vayan cuajando poco a poco. Y ya está, tenemos un revuelto de categoría que nada tiene que envidiar a ninguna receta compleja.

 

En el próximo recette à trois, pongo la otra receta que hicimos el finde en la casa de este amigo (sí, me explotaron como cocinero…) que le va increíblemente bien al revuelto como segundo.

PD: La calidad de la foto es horrible, pero sólo tenía el móvil a mano …

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sopa de pimiento

Y con estos fríos invernales ¿qué mejor que una sopa?
El pimiento tiene mucha vitamina C (más que las naranjas, por cierto) que es una de las vitaminas que intervienen en el funcionamiento del sistema inmunitario.

Aquí os dejo con la sopa. Lo único que le añadiría es un buen pan, casero a ser posible.

INGREDIENTES

2 raciones

  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento
  • 1 lata de 400 ml. de tomate troceado (o triturado)
  • 200 ml. de caldo vegetal
  • Azúcar (quizás se necesite para quitar la acidez del tomate)
  • 30 g. de queso Cheddar

UTENSILIOS

  • Un cuchillo
  • Una tabla de cortar
  • Una sartén
  • Una cacerola

PREPARACIÓN

40 minutos (incluidos los 20 minutos de cocción)

  1. Picar los dos dientes de ajo, cortar la cebolla y el pimiento. No hace falta cortarlo muy pequeño porque lo trituraremos después.
  2. Freír a fuego medio unos 10 minutos (o hasta que la verdura se vaya ablandando)
  3. Pasar a una cacerola y poner a hervir junto con el tomate troceado y el caldo vegetal.
  4. Tapar y dejar hervir unos 20 minutos a fuego lento.
  5. Rectificar de sal y añadir pimienta. Si está muy ácido por el tomate, se puede añadir un poco de azúcar para que pierda la acidez.
  6. Retirar del fuego y triturar con una batidora.
  7. Si se nos ha quedado frío, volver a calentar en la cacerola.
  8. Servir en un bol con queso Cheddar rallado por encima.

Nota: También se le puede añadir cebolleta picada o picatostes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pasta con calabacín y bacon

Para estrenar el blog he decidido que lo mejor sería hacerlo con uno de mis platos básicos. Fácil, fácil. Esta receta es muy de septiembre,  que aún es temporada de calabacín y como empieza a hacer fresco parece que luce tomarse un plato calentico. Pero no puedo resistirme a comerlo ahora también.

INGREDIENTES

2 raciones (lo que sobre, a un tupper y al día siguiente está buenísimo)

  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • 1 diente de ajo
  • dos tiras de bacon
  • 1 calabacín grande
  • 200 g de pasta
  • 300 ml de crème fraîche
  • una yema de huevo
  • 50 gramos de parmesano

PREPARACIÓN

20-30 minutos

  1. Se pone a hervir la pasta durante el tiempo que se especifique en el paquete. O se va probando y, cuando esté al gusto,  se escurre y se deja aparte.
  2. Se pica el ajo y se corta el bacon* a tiras.
  3. Se pone un poco de aceite en una sartén a fuego medio y cuando esté caliente se fríe el ajo sin que se llegue a dorar.
  4. Se añade el bacon a la sartén del ajo.
  5. Se corta el calabacín a dados y se saltea con el bacon y el ajo hasta que esté hecho.
  6. Se añade la pasta a la sartén con el calabacín, el ajo y el bacon.
  7. Se mezcla en un bol la crème fraîche, la yema y la mitad del parmesano. Se añade a la sartén.
  8. Servir en un bol calentito con el parmesano sobrante y pimienta negra molida por encima.

Nota: Para que la salsa salga más líquida también se puede reservar un poco del agua de la de cocer la pasta y añadir a la mezcla de la crème fraîche.

*Me rebelo contra la RAE.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Primera entrada de prueba

Este blog está en contrucción, en brevas comenzaremos a darle forma con fotos, información y, por supuesto, posts.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario